lunes, 19 de abril de 2010

UN LIBRO, UNA PELÍCULA


“El niño con el pijama de rayas” es un libro de fácil lectura.
Aparecen pocos personajes y la trama es fácil se seguir. Además está redactado con palabras sencillas, ya que es un libro que fue escrito para los lectores adolescentes.
De todos los personajes que aparecen cabe destacar a Bruno, el personaje principal, está bien caracterizado y tiene mucha fuerza. Es un niño normal que aprecia la amistad de sus amigos y el ambiente en el que vive, su familia, abuelos, el paisaje urbano, su casa.
El resto de los personajes aparecen apenas esquematizados; se echa en falta sobre todo una mayor definición de Samuel, el niño judío preso en el campo de concentración de Auschwiz.
Es un libro que me ha gustado pero no me ha emocionado. Le falta una profundización en los hechos y en los sentimientos. Por otra parte creo que adolece de un grave problema formal; a saber, la historia narrada en una novela debe tener significado por si misma sin tener conocimientos previos de historia o sin haber leído previamente otra novela (salvo que forme parte de una serie). No es el caso de esta novela, que sólo se entiende si se tienen conocimientos de historia.
Para los amantes del cine la historia de este libro fue llevada a la pantalla, aunque desde mi punto de vista difiere mucho del mismo, ya que las perspectivas e implicación de los personajes cambia mucho respecto al libro.
Yo aconsejaría ver primero la película y luego leer el libro.


1 comentario:

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

Leer es fantástico, te ayuda a vivir mil historias en cualquier época o lugar del mundo. A mi me gustó bastante el libro y me hizo reflexionar a cerca de las injusticias de la vida y de las casualidades de la misma.
Saludos